Bernie Williams quiere crear conciencia sobre la fibrosis pulmonar idiopática

Un exligamayorista que también es músico y que en este inning está dando palos sociales a diestra y siniestra

Bernie Williams tiene 51 años. Ese número fue el que usó en su espalda durante las 16 temporadas que defendió los colores de los Yankees de Nueva York en las Grandes Ligas. Hace ya tres lustros que Bernie decidió dedicarse de lleno a su música, pero en este inning quiere convertirse en una inspiración para los jóvenes.

Bernie anda pegando palos sociales para honrar la memoria de su padre, quien falleció en el 2001 a raíz del padecimiento de fibrosis pulmonar idiopática. El exgrandesligas llegó a Puerto Rico para hablar del tema, como portavoz de la campaña Sin Aliento, y crear conciencia sobre una enfermedad terminal que ataca en silencio.

En la cabeza de Bernie es importante aprovechar las plataformas que ofrece la fama y el legado deportivo para impactar positivamente a otros.

"A mí esto me ha cambiado como ser humano, porque empiezas a desprenderte un poco de tu realidad para ver de cerca la realidad de otras personas. Uno tiene la oportunidad de ayudar, de ser un impacto en la comunidad donde vive y nunca se sabe realmente cuántas personas se termina influenciando o impactando de una forma genuina", le dijo a El Calce y a Metro el egresado de la Escuela Libre de Música Ernesto Ramos Antonini.

Para Bernie la música, el béisbol y las enseñanzas de su padre son una combinación de vida. No se puede hablar por separado de cada uno de esos temas. En ese sentido, cuando se sienta a pasar revista sobre su pasado, en el marco de los proyectos que tiene de frente, todo queda resumido en la humildad que se le sale por los poros al guitarrista que mejor defendió el jardín central del viejo Yankee Stadium.

"Esa inquietud de crear metas y aferrarme a las posibilidades sin temor a fallar, es lo que me ha motivado a través de los años. Tener la oportunidad de jugar Grandes Ligas, de hacer música, de ir a la universidad, de graduarme y de hacer las cosas que estoy haciendo ahora con la gente son el resultado de toda la lección de mis padres", aseguró en un aparte con este medio en el Hotel La Concha.

A Bernie se le hace cómodo explicar por qué un atleta de su calibre decide envolverse en causas justas y nobles. Dice que es parte de una cultura en la que uno debe verse como los demás. Bernie se siente como cualquier ciudadano de a pie.

"Además de que me ha tocado en el plano personal, me he dado cuenta que llevar un mensaje es una responsabilidad bien grande para gente como nosotros, para los atletas. Los atletas no somos diferentes al resto de los seres humanos", explicó. "Yo considero que otros atletas también pueden utilizar sus plataformas para crear conciencia o llamar la atención de una forma trascendental", añadió.

La pelota es un juego y la música una cura del alma. La fibrosis pulmonar idiopática, sin embargo, es otro turno al bate y cada año cobra la vida de sobre 132,000 personas en los Estados Unidos. Para informarte, puedes acceder al portal Sin aliento o Breathlessipf.com.