¿Necesitamos más carros?

De acuerdo a un nuevo estudio llevado a cabo en conjunto por tres universidades de Estados Unidos, la compra de automóviles para uso particular podría reducirse debido a la proliferación de servicios de transporte bajo demanda, como Uber y Cabify.

El estudio consultó a varias personas en Austin, Texas, encontrando que al menos el 41% de los encuestados recurrieron a su propio vehículo después de que el gobierno local prohibiera esta tipo de plataformas en la ciudad.

A photo illustration shows the Uber app logo displayed on a mobile telephone, as it is held up for a posed photograph in central London

Los resultados también indican que el 9% terminó comprando su propio coche ante la falta de mejores opciones, mientras que el 3% seleccionó al transporte público y el 42% cambió a otra compañía local de redes de transporte.

Nuestros hallazgos demuestran que estas compañías de transporte cambian comportamientos”, dijo Robert Hampshire, autor principal del nuevo estudio. “Si bien este estudio no es generalizable para toda la ciudad de Austin, o para otras ciudades, proporciona ideas cruciales que son relevantes para los encargados de formular políticas”.

Tanto Uber como Lyft lograron regresar a Austin, pero el estudio indica que se crearon al menos 12 servicios similares en el mercado como parte de algunos esfuerzos informales de la comunidad, aunque muy pocos lograron mantenerse hasta hoy.