La ciencia dice… 

giphy-21

No lo hubiéramos creído si no fuese por la ciencia. Pero de acuerdo a un estudio realizado por algunos investigadores de la Universidad de Twente en Holanda y publicado en la revista Pyschological Science, se afirma que las mejores decisiones se toman cuando tenemos la vejiga llena.

Cada vez que tenemos ganas de ir al baño y nos aguantamos por un par de minutos, nuestra vejiga nos comienza a transmitir emociones y sensaciones que provocan cierta rapidez por terminar algunas cosas que estamos realizando. Es importante saber que a pesar de lo descubierto, por ningún motivo debemos dejar pasar mucho tiempo sin orinar ya que puede provocar algunas problemáticas graves en nuestra salud.

giphy-20

Mirjam Tuk, Coautora del estudio, descubrió que mientras más se controla la necesidad de ir a orinar, más se aumenta el mecanismo de autocontrol del cerebro el cual nos ayuda a decidir sobre diferentes opciones.

Durante el experimento realizado a varias personas de la Universidad Católica de Lovaina, se les pidió que tomarán sorbos pequeños de cinco tazas diferentes. Después de 40 minutos, tiempo en el que se comienza a llenar la vejiga, se les dieron ocho opciones a cada quien para que eligieran la que mejor les pareciera. Algunas de ellas eran la elección de recibir una pequeña recompensa inmediata o a un largo plazo. Las personas con la vejiga llena optaban por recibir el dinero a un largo plazo, que según los investigadores era la opción más benéfica para todos.

Ahora ya lo sabemos, cuando estemos con la duda sobre qué hacer, tomemos agua, esperemos a que tengamos ganas de ir al baño y finalmente tomemos la decisión.