https-%2F%2Fblueprint-api-production.s3.amazonaws.com%2Fuploads%2Fcard%2Fimage%2F174346%2F82d2b167323f454f8d7a9bd31567186f

Durante una conferencia de ‘hacking’ en Las Vegas, dos expertos probaron que hasta los juguetes sexuales controlados de forma remota también son vulnerables a las intrusiones informáticas.

De acuerdo a información de ‘The Guardian’, los hackers, que se hacen llamar ‘Goldfisk’ y ‘Follower’, sugirieron que es relativamente simple entrar y controlar el sistema de un vibrador que tiene conexión a Internet. “El ‘Internet de las cosas’ está lleno de vulnerabilidades, ¿esperaban que el ‘Internet de las cosas que vibran fuera diferente?,” cuestionaron a los asistentes de su presentación llamada ‘Rompiendo el Internet de las cosas que vibran”.

panic

“Muchas personas han mencionado que no es una problemática seria,” comentó ‘Follower’ durante su participación. “Pero regresamos al hecho de que estamos hablando de personas, una activación no consensuada de un vibrador es un ataque sexual potencial.”

Y no solo es la posibilidad de que un tercero pueda controlar este tipo de dispositivos. La dupla de hackers encontró que este tipo de “juguetes” manda información sensible como la temperatura e intensidad de vibración a sus desarrolladores.

Durante la prueba utilizaron un “We-Vibe 4 Plus”, que se conecta a una aplicación disponible para iOS y Android.