Collin McGregor es un tipo de lo más pintoresco, que se pasa buscando atención, al punto que logró que un día Floyd Mayweather, jr. le hiciera caso y le diera el break de meterse un montón de cualto en una pelea por Pay Per View.

Pues bien, ese muchacho no come cuento. Ahora quiere volver al UFC y para eso está entrenando fuerte. De hecho, recientemente se tiró a nadar al mar de Irlanda, que parece que está más frío que el culo de un pingüino.

Nada, que cuando salió del agua el peleador publicó una fotito en Insta de todititita su anatomía de cinco pies y siete pulgadas, ni una pulgadita más ni una menos. Ahí va eso.