Bueno, pues Francia le ganó a Bélgica, 1-0, para asegurar su pase a la Final de la Copa Mundial. Como anticipé al concluir los octavos de final, el Mundial se iba inclinando geográficamente hacia el continente europeo.

Y, efectivamente, los únicos representantes no europeos, Uruguay y Brasil, se eliminaron. Así, por quinto Mundial en la historia, se da una semifinal completamente europea, con el partido en el que se Bélgica y Francia y Croacia e Inglaterra. Además, por cuarto Mundial consecutivo habrá un campeón europeo (Italia en el 2006, España en el 2010 y Alemania en el 2014).

800-43

Desde que Brasil ganó en el 2002, el único no europeo que ha estado en una final ha sido Argentina en el 2014, ya que las dos finales previas también fueron entre europeos-Italia le ganó a Francia y España a Holanda. Otra peculiaridad es que es la primera vez en la historia de los Mundiales que Alemania, Argentina o Brasil no están presentes en las semifinales. De hecho, curiosamente, las tres selecciones se despidieron de este Mundial en el mismo estadio, el Kazan Arena, donde Alemania perdió con Corea del Sur, Argentina con Francia y Brasil con Bélgica.

Echemos un vistazo a Francia, que derrotó a Bélgica, y a los semifinalistas que quedan.

Pero primero… adiós Bélgica

Cabe señalar que de los cuatro semifinalistas, a Bélgica le tocó despachar al rival más duro en ruta a llegar aquí: el pentacampeón Brasil. Y aunque en la segunda mitad sufrió el ataque brasileño, pudo aguantar y ganar el partido 2-1. Bélgica llevaba algunos años siendo una eterna promesa, lo fue en el Mundial de Brasil donde llegó a los cuartos de final, luego de dos Mundiales consecutivos sin haber clasificado. En la Eurocopa del 2016 llegó como una de las favoritas y perdió sorpresivamente ante Gales en los cuartos de final 3-1. Este Mundial era uno de los equipos que se mencionaban como que posibles sorpresas, siendo del segundo grupo de candidatos, detrás de Alemania, Brasil, España. Una de las preocupaciones era la juventud e inexperiencia. Hasta hoy no habían perdido ningún partido en Rusia. Han sido protagonistas de algunos de los goles más bonitos con ejecuciones perfectas de contra golpes. Si llegan a la final, sería la primera vez en su historia.

800-42

De los que llegaron a las semifinales hay dos que han ganado un Mundial, (Inglaterra en el 1966 y Francia en el 1998,) ambos cuando fueron anfitriones. Croacia y Bélgica no han ganado y lo más lejos que han llegado es a una semifinal en su historia, Bélgica en México 1986 y Croacia en el 1998, curiosamente ambos derrotados por Francia. Bélgica en el 1986 perdió con Argentina y luego con Francia el partido del tercer lugar, mientras que Croacia fue derrotada por Francia en el 1998, que luego ganó el torneo, el cual Croacia llegó en tercer lugar.

Ahora sí, pongamos bajo lupa a los tres que quedan:

 

Francia

Francia era otro de los equipos que llegaban entre los favoritos. Con una media de 26 años de edad, empatados con Inglaterra como el segundo más joven del torneo luego de Nigeria. Aún así, entre sus jugadores hay grandes estrellas, aunque juveniles ya con mucha experiencia en los clubes europeos. Es el único invicto del Mundial (Bélgica ganó todos hasta perder con Francia y Francia empató con Dinamarca), han tenido grandes actuaciones, como la segunda mitad contra Argentina y el propio partido ante Bélgica. En general han mostrado solidez ofensiva y defensiva, velocidad, un buen portero y con profundidad en los reservas. O sea, un buen equipo y muy completo. Esta no es la Francia del gran Zinedine Zidane ni Thiery Henry, pero sus estrellas son jóvenes y tienen gran futuro, como Paul Pogba de 25 años, Kylian Mbappé de 19 años y Samuel Umtiti de 24 años.

Croacia

Croacia tiene para muchos el mejor medio campo del torneo, encabezado por las estrellas del Barça y del Real Madrid, Ivan Rakitic y Luka Modric, respectivamente, e Ivan Perisic. Además no le ha faltado el gol y en momentos se han mostrado sólidos en la defensa. Y tuvieron un juego monumental contra Argentina. Pero tanto en los octavos como en los cuartos no se vieron tan bien, teniendo que ir a la prórroga y penales para derrotar a Dinamarca, y lo mismo con la anfitriona Rusia, en un agónico partido donde salieron victoriosos.

Croacia celebra. (AP)
Croacia celebra. (AP)

Así, luego del agotamiento físico e incluso mental que implican esos 60 minutos adicionales más los penales, habrá que ver cómo llegan a la semifinal. Pero tienen jugadores que han estado en escenarios importantes como finales de la UEFA Champions y que podrían crecerse en un juego como este. Además, tienen la ventaja de no tener presión, ya que no eran uno de los favoritos y eso siempre beneficia.

Inglaterra

D todos los semifinalistas para mi el más sorprendente es Inglaterra y es porque este es uno de esos equipos que usualmente están en la lista de los favoritos, con muchas expectativas sobre todo en su país y no llegan lejos. Así lo recuerdo en las épocas de David Beckham, Michael Owen y más recientemente Wayne Rooney, su máximo goleador histórico. Luego de ganar el único Mundial en su historia, cuando fueron anfitriones en el 1966, Inglaterra ni siquiera ha regresado a una final. Lo más cercano ha sido el cuarto lugar logrado en Italia en el 1990, la última vez que estuvieron en una semifinal. Del 66 para acá, no clasificaron para los Mundiales del 1974, 1978 y el celebrado en Estados Unidos en el 1994, y en Brasil 2014 se quedaron en la fase de grupos. Así, no parecían haber grandes expectativas para este grupo y todo indica que esto les ha favorecido, jugando sin presión y lejos del foco mediático que en Inglaterra es tan fuerte como en Argentina, Brasil o México. Esto, combinado con un excelente trabajo del cuerpo técnico y con un grupo joven y unido de jugadores que no son estrellas en sus equipos, han logrado un buen conjunto inglés, sin ninguna estrella que sobresalga.

800-56

Aparentemente se ha hecho un trabajo desde las categorías menores muy detallado, sobre todo desde la debacle de Brasil y la eliminación dos años después en la Euro Copa de manos de Islandia. Para muchos es una interrogante cómo la mejor liga del mundo, la Premier League, la más exitosa económicamente e incluso la que más jugadores tiene en el Mundial, tiene tan pocos jugadores ingleses. Usualmente uno o dos por equipo, sobre todo desde la regla de Bosman, la que permitió que los llamados jugadores comunitarios, es decir, de la Unión Europea, jugaran como nacionales. Y sobre todo en Inglaterra se preguntaban cómo iban a desarrollar talento local con equipos llenos de españoles, italianos, franceses e incluso los suramericanos nacionalizados. Actualmente la excepción es el Tottenham que dirige el argentino Mauricio Pochettino, y precisamente es el equipo con mayor representación en la selección inglesa, incluyendo el goleador del equipo y hasta ahora del Mundial, el delantero Harry Kane.

Desde que empecé a ver Mundiales siempre escucho la misma canción de los ingleses, “football is coming home”, en constante recordatorio que ellos se inventaron este hermoso deporte, quizás ahora, cuando menos se esperaba, sí regrese a casa…