La ombudsman Iris Miriam Ruiz Class insistió hoy en que cada ciudadano inconforme con la facturación de agua o energía eléctrica, debe objetar la factura.

Ruiz Class aseveró que todo proceso para resarcir al ciudadano y proteger sus derechos comienza con el procedimiento de objetar los cargos por servicio no recibido, para que se inicie una investigación formal sobre el asunto.

animated-light-bulb-gif-28

“Tengo que insistir en que si no recibió el servicio de energía o agua, no tiene por qué pagarlo. Pero debe objetar la factura”, estableció.

Puntualizó Ruiz Class que aunque los medios informativos han sido aliados en denunciar las situaciones por las que atraviesan los consumidores, si el afectado no acude a la corporación a protestar sus facturas o a solicitar la ayuda del Ombudsman, los cargos pueden ser exigibles para el pago correspondiente.

La Procuradora del Ciudadano dijo que su oficina interviene en auxilio del abonado y le orienta sobre el proceso a seguir. De hecho, la Procuraduría tramita el reclamo con los facilitadores designados en cada corporación para agilizar cualquier trámite detenido.

Indicó Ruiz Class que en la mayoría de los reclamos ciudadanos la Procuraduría interviene para que la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) o la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados (AAA) validen los legítimos reclamos que presente el consumidor.

“Todo empieza por acudir a las agencias y protestar la factura. Al cumplimentar este proceso, podemos hallar la solución adecuada que reclama el ciudadano”, dijo.

Ruiz Class fue enfática en señalar que aunque las corporaciones tienen métricas y aditamentos para proveer para una facturación debida, es el abonado el que sabe si recibió o no el servicio, cuándo fue y por cuánto tiempo.

candle-animated-gif-4

También es el abonado quien sabe en la práctica cuál es su consumo habitual, por lo que la Ombudsman le instó a que no malgaste el dinero que de ordinario utiliza para pagar por estos servicios, en el caso de que culminada la investigación los cargos sean reales y exigibles para pago.

“Tras el paso del huracán María se hace sumamente práctico que el abonado tenga claro todas las circunstancias que permean en su caso y que añadirían elementos esenciales adicionales para una solución satisfactoria a sus reclamos”, apuntó.

Por último, indicó que “cada caso es particular y personal. La colaboración del ciudadano protege sus propios intereses. Acuda a objetar cargos por servicio no recibido y le aseguro que el Ombudsman irá en su auxilio”.