Para la maquinaria de propaganda de Corea del norte, el lanzamiento de un cohete de largo alcance el domingo dejó un glorioso rastro de “fascinante vapor” en el cielo azul. Para la presidenta surcoreana y otros líderes mundiales fue una prueba prohibida de peligrosa tecnología de misiles balísticos, y una nueva “provocación intolerable”.

El cohete se lanzó desde la costa oeste de Corea del Norte y fue rastreado por separado por los gobiernos de Estados Unidos, Japón y Corea del Sur. No se registraron daños por los restos deprendidos del cohete.

Corea del Norte, que describe sus lanzamientos como parte de un programa espacial pacífico, dijo haber puesto en órbita un nuevo satélite de observación de la Tierra, el Kwangmyongsong 4, o Estrella Brillante 4, menos de 10 minutos después del despegue. Pyongyang prometió más lanzamientos similares. Un funcionario estadounidense dijo que podría llevar días comprobar si el lanzamiento tuvo éxito.

Un objeto no identificado que surca el cielo es visto desde Dandong, China, el domingo 7 de febrero de 2016. Corea del Norte hizo el domingo caso omiso de las advertencias internacionales y disparó un cohete de largo alcance que Naciones Unidas y otros países describen como un disfraz de una prueba prohibida de tecnología para la construcción de un misil que pudiera alcanzar el territorio continental de Estados Unidos. (Minoru Iwasaki/Kyodo News vía AP) ESTA FOTO NO PUEDE UTILIZARSE EN JAPON, CREDITO OBLIGATORIO
(Minoru Iwasaki/Kyodo News vía AP) ESTA FOTO NO PUEDE UTILIZARSE EN JAPON, CREDITO OBLIGATORIO

El lanzamiento se produjo poco después de la cuestionada afirmación norcoreana sobre que el país habría probado una bomba de hidrógeno. Estados Unidos y Japón no tardaron en pedir una reunión de emergencia del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas el domingo, indicando que Pyongyang había violado un veto del consejo sobre los lanzamientos de misiles balísticos.

Los cohetes y pruebas nucleares de Corea del Norte están considerados como pasos cruciales hacia el objetivo definitivo del país de amasar un arsenal nuclear de misiles de largo alcance. Bajo el mando de su gobernante Kim Jong Un, Corea del Norte ha prometido ampliar su arsenal nuclear a menos que Washington retire lo que Pyongyang considera una política hostil dirigida a derribar el gobierno de Kim.

En un paso que preocupará tanto a Corea del Norte como a China, Seúl y Washington acordaron iniciar conversaciones sobre un posible despliegue del sistema antimisiles estadounidense THADD en territorio surcoreano, según anunció a la prensa un alto cargo del Ministerio surcoreano de Defensa, Yoo Jeh Seung.

North Koreans dance near the Pyongyang Indoor Stadium in Pyongyang, North Korea, Friday, Jan. 8, 2016, after North Korea said Wednesday it had conducted a hydrogen bomb test.  As world leaders debated ways to penalize North Korea's claim of a fourth nuclear test, South Korea voiced its displeasure with broadcasts of anti-Pyongyang propaganda across the rivals' tense border Friday, believed to be the birthday of North Korean leader Kim Jong Un. (AP Photo/Kim Kwang Hyon)
(AP Photo/Kim Kwang Hyon)

Corea del Norte critica desde hace años la presencia de 28.500 soldados estadounidenses desplegados en Corea del Sur, y Beijing vería la presencia del THAAD, uno de los sistemas de defensa de misiles más avanzados del mundo, como una amenaza a sus intereses en la región.

En un comunicado que empleaba el lenguaje habitual de propaganda norcoreana, la Administración Nacional de Desarrollo Aeroespacial de Corea del Norte celebró la belleza del “fascinante vapor de la estela del satélite Juche en el cielo despejado y azul de la primavera en febrero, en el umbral del día de la Estrella Brillante”. Juche es una filosofía norcoreana centrada en la autosuficiencia, mientras que la alusión al día de la Estrella Brillante se refiere al 16 de febrero, cumpleaños del exdictador Kim Jong Il. Corea del Norte ha lanzado cohetes en otras ocasiones con motivo de aniversarios importantes.

Un destructor surcoreano equipado con el sistema Aegis detectó el lanzamiento del cohete a las 9:31 de la mañana, indicó el portavoz del Ministerio de Defensa Moon Sang Gyun. La primera fase del cohete calló en el mar ante la costa occidental de Corea del norte a las 9:32 y el cohete desapareció de los radares surcoreanos a las 9:36 sobre el mar. No se registraron daños por el lanzamiento en Corea del Sur.

South Korean army soldiers adjust equipment used for propaganda broadcasts near the border area between South Korea and North Korea in Yeoncheon, South Korea, Friday, Jan. 8, 2016. South Korea responded to North Korea's nuclear test with broadcasts of anti-Pyongyang propaganda across the rival's tense border Friday, believed to be the birthday of North Korean leader Kim Jong Un. (Lim Tae-hoon/Newsis via AP) KOREA OUT
(Lim Tae-hoon/Newsis via AP) KOREA OUT

El Mando Estratégico de Estados Unidos emitió un comunicado indicando que había detectado y seguido un misil lanzado con una trayectoria en dirección sur, pero que no suponía una amenaza para Estados Unidos ni sus aliados.

La emisora japonesa NHK mostró imágenes de un objeto visible en los cielos de la isla de Okinawa, en el sur, que se cree corresponden al cohete. El portavoz jefe del gabinete, Yoshihide Suga, dijo a la prensa que no cayeron restos del aparato en territorio japonés.

Las condenas globales dieron inicio casi de inmediato.

La presidenta surcoreana, Park Geun-hye, describió el lanzamiento como una “provocación intolerable” y dijo que los esfuerzos de su vecino por desarrollar su capacidad de misiles “sólo pretenden mantener el régimen” en Pyongyang. La mandataria criticó al gobierno norcoreano por ignorar las penurias de su población.