Y cuando pensábamos que Donald Trump no podía empeorar la cosa, el precandidato republicano a la Casa Blanca hizo un llamado para que se prohíba, temporalmente pero de manera “total y completa”, la entrada de todos los musulmanes a Estados Unidos.

Lo sabemos… Esto es un llamado completamente racista pero, hey, estamos hablando del mismo tipo que dijo que todos los mexicanos que cruzan la frontera bregan con “drogas” y son “violadores”.

Entonces, según un comunicado de prensa, el magnate asegura que existe “un gran odio hacia los estadounidenses” por parte de la población musulmana, y añadió que muchos de ellos “aceptan que la violencia contra los estadounidenses está justificada como parte de la yihad global”.

Estas declaraciones llegan a solo días de que el Gobierno considerara como un acto terrorista el tiroteo en California que cobró la vida de 14 personas.

“Sin mirar a los diferentes datos de las encuestas, es obvio para cualquiera que este odio va más allá de lo comprensible. De dónde viene ese odio y por qué es algo que tenemos que determinar… Nuestro país no puede seguir siendo víctima de ataques horribles de personas que solo creen en la ‘yihad’ y que no tienen ningún sentido ni respeto a lo que significa la vida humana”, argumentó Trump y agregó que los musulmanes podrán entrar otra vez a Estados Unidos cuando “las autoridades de nuestro país puedan averiguar lo que está pasando”.

animation (28)