6 de octubre de 2018


VEGA BAJA – Willie Quiñones mide 6’8”.

“Y el día del huracán el agua me llegaba hasta aquí”, dice, mientras se toca el pecho.

4bb1bff8-857a-42d5-aac4-596b64ab1dab

Durante la década de los setenta y parte de los ochenta, Willie era una estrella del Baloncesto Superior Nacional (BSN) y parte de la cepa de baloncelistas nuyoricans que le dieron gloria a Puerto Rico. Ese estatus de cuasi-leyenda deportiva no lo rescató del daño que el huracán María le hizo a Puerto Rico.

“Aquí dio duro, duro, duro”, dice Willie mientras camina junto a un periodista de El Calce por su barrio de Los Naranjos, en la ciudad del Melao Melao.

Es sábado en la tarde. El sol aún brilla en un cielo mucho más bonito que el que había dos días atrás, cuando finalizó el azote de María en Vega Baja y el pueblo finalmente pudo salir a pasar revista sobre el saldo del desastre.

Mañana les contaremos de lo que le pasó a Chuíto y a Irving, los boxeadores del barrio, que perdieron casi toda la mercancía de su negocio, ‘Chuito’s Gold, entre otras cosas.