maxresdefault

Philipp Budeikin se encontraba detenido desde noviembre del 2016 por ser sospechoso de incitar al suicidio a través del reto de ‘La Ballena Azul’. El pasado 17 de mayo se declaró culpable de crear dicho “juego”.

En sus declaraciones, Budeikin aceptó su deseo de “limpiar la sociedad de desperdicios biológicos” y se dijo feliz por las 140 víctimas de al menos 8 países.

“Sí, realmente lo hice. Murieron felices. Les di lo que no tenían en la vida real, calidez, comprensión y comunicación”.

El joven de 21 años estudió Psicología con el único objetivo de realizar un desafío con las instrucciones correctas, a fin de que los participantes terminaran con sus vidas. El peligro comenzó en Rusia, donde 130 adolescentes se habrían suicidado entre 2015 y 2016.


El plan de muerte se extendió

Posteriormente ‘La Ballena Azul’ se extendió a España, con dos casos de menores que comenzaron el juego; después a Chile, donde varios chicos se han cortado los brazos; Argentina, en donde un adolescente ingirió pastillas; Colombia, con tres muertes, y Brasil, Bolivia y México con varios reportes.

3DC4A25800000578-0-image-a-44_1488214361055

Aún con Budeikin en prisión, las autoridades temen que al menos otras 12 personas continúen como mentores, sobre todo después de recibir una serie de cartas de chicas enamoradas que exigen su liberación.

“Su tarea era atraer a tantos niños como fuera posible y así averiguar cuáles serían los más fáciles de manipular. De las 20 mil personas que llegaban a los grupos, sabía que su público sería sólo de 20”, especificó Anton Breido, del comité de investigación.