AGUADILLA – Tras el paso del huracán María la playa Crash Boat en Aguadilla quedó prácticamente destruida. El sector costero aguadillano dejó de ser el paraíso que era antes.

Los vientos del poderoso ciclón arrancaron de raíz casi todas las palmeras, destrozaron la infraestructura de la Villa Pesquera y dejaron en el limbo el futuro de los pescadores de la zona y el de sus familias. 

A 20 días del golpe de María vecinos de la zona le aseguraron a Metro que no han recibido ayuda, ni estatal ni federal. Asimismo, le indicaron a este medio que tampoco ha habido acción del municipio para recoger los escombros que, al sol de hoy, mantienen los terrenos en estado crítico. 

“Los locales aquí, buscando la papa pa’ comer brother, porque no tenemos comida ni na’. Buscando pececitos pa’ comer un poquito y defendernos”, nos comentó Carlos Valle Ramos, uno de los –aproximadamente– 25 obreros del mar que componen la Asociación de Pescadores de Aguadilla y quien se encontraba pescando en el muelle de la playa al momento de nuestro recorrido. 

Captura de pantalla 2017-10-11 a la(s) 4.28.47 p.m.
La Villa Pesquera quedó totalmente destruida. (José Encarnación / El Calce)

“[El huracán] nos chavó las embarcaciones. Estamos quitao’, aquí no podemos pescar [mar adentro] y no hay a quien venderle los pescaos y eso. Llevamos 20 días así”, sostuvo –por su parte– Alexander Hernández. 

Ambos pescadores sentenciaron la necesidad de limpiar los terrenos costeros, de remover los escombros y recibir suministros.

“Aquí también hay gente que perdió las casas y no se ha visto la ayuda ni han venido a limpiar la paya, mira como está ese desastre ahí. FEMA no nos ha dicho na’, veremos que pasa en unos meses”, sentenció el primero.