Me encantaría poder decirte estas palabras el día en que lentamente camines por los pasillos del aeropuerto, pero estoy segura que no vas a querer que tu mejor amiga te acompañe en ese día.

Y no porque seas tú el que se vaya a derrumbar, sino porque sabes que mi vida acabará en ese momento.

No han pasado 24 horas desde que recibí tu mensaje por WhatsApp. Solo que esta vez la conversación no incluyó memes chistosos y pornográficos, sino las tres oraciones más difíciles que he podido leer en mi vida.

IMG_1709

Y es que no es fácil leer que tu mejor amigo se va para, tal vez, nunca más volver. No es fácil leer que tu paño de lágrimas se va en busca de un mejor futuro. No es fácil leer que el hombre por el que podrías matar no encontró sus oportunidades aquí o, por lo menos, no como soñó y se tiene que ir pa’ la tierra de ellas. Hoy, esta mamá gallina tuvo que enfrentar la noticia de que su bebé se va pa’ los USA.

Te vas como cientos de miles se están yendo desde el paso del Huracán María y como cientos de miles se han ido desde hace varios años. Te vas como se van otros buscando un mejor trabajo para su familia y, aunque aún no te has casado, tu mamá, hermana y sobrinos cuentan como ella. Te vas con las mismas ilusiones que los que se te adelantaron, pero sé que cuentas con más cojones que ellos para convertirlas en realidad.

Javier, no recuerdo cómo te conocí, pero sé que desde que lo hice mi vida cambió. No solo fuiste mi compañero de clases, sino que te convertiste en mi colega, luego en mi mejor amigo hasta que sin más un día te transformaste en mi HERMANO. Un hermano al que le lloré hasta babearlo en el MGM 114 por un mal de amores que ni entendía. Un hermano al que le solté mi Chustro para que aprendiera a guiar. Un hermano al que caminando conmigo le creció la barba y de joven universitario se convirtió en profesional.

Un profesional que entretenía e informaba a toda una Isla porque aunque no lo creas, eres el mejor periodista (videográfo, editor, cantante y luchador) que existe. Si no me crees, pregúntale a cualquiera. Y así te recordaré. Como un profesional que lo dio todo en su Isla, pero por culpa de las siempre malas administraciones, alzará vuelo para contagiar a todos en Nueva York. Porque como bien me escribiste, el huracán no nos partió; lo hizo el gobierno.

giphy-10

Un gobierno que a casi dos meses del paso del peor desastre en la Isla sigue de brazos cruzados. Un gobierno que aún no se ha dignado en ayudar a los que necesitan. Un gobierno lleno de políticos que solo buscan su bien común olvidando que lo bueno empieza con lo más sencillo: escuchar a los de abajo.

Una vez leí que si los de abajo empiezan a moverse, los de arriba se caen, pero al parecer, se necesita vaciar la Isla entera para que esto ocurra. Y aunque Puertorro no se ha vaciado completo, mi corazón ya lo está haciendo.

A menos de un mes para que las mujeres en esta joya caribeña dejen de suspirar por tu belleza, esta mujer que te escribe aprovecha los días adelantados para poder plasmar lo que seguramente la noche de la despedida no podrá decirte. Porque un “te amo” y un abrazo podrán resumir lo que quiero que te lleves en tu maleta, pero jamás serán suficientes para lo que quiero que te lleves en tu corazón.

Por eso sé que la excusa para no ponernos tristes será: “¡Qué bueno que te vas pa’ New York para poder visitarte!”, aunque sepamos que eso es más falso que las fotos con Photoshop de Maripily. Así que mientras llega la  cerveza y la despedida, voy pensando en cómo dejar que te vayas sin que te sientas mal o triste por dejar una vida entera en tu tierra.

Pero pensándolo mejor, no tienes porqué sentirte así. ¿Y sabes por qué? Porque estás haciendo mucho más de lo que hacen los que critican sentados frente a sus computadoras o de esos que hartándose la barriga tranquilamente miran las noticias sin inmutarse. Sí, haces mucho más que esos que dan sus fantásticas ideas y amenazan a los que se van por no apoyar a su Islita desde su red social

Porque muchas personas importantes en mi vida se han ido buscando mejores beneficios pa’ seguir creciendo, pero solo a los que amas con el corazón te hacen un hueco en el mismo. Alguna de mis tías, mis primos y vecinos se han ido a través de los años. Mis amigos de universidad también. Mi círculo de amistades paulatinamente se cierra y solo te das cuenta cuando otro pana se va.

giphy-11

Es real. La familia lentamente se va, buscando la manera de sobrevivir porque vamo’ hay que luchar por lo de uno. Tal vez en un mes asimile que algún otro familiar se tiene que ir. O en seis meses me toque a mí, pero mientras eso pasa y preparo el corazón para ese acontecimiento, sigo sentada con lágrimas en los ojos deseando hipócritamente que todo te salga como quieres. Y sí, hipócritamente no porque no quiera que todo te salga bien; sino porque deseo con todo mi corazón que nunca te vayas de mi lado.

Una vez me dijiste que yo era un pan de Dios, pero te equivocaste. Aquí otro me ganó. Te amo y aunque dentro de poco un charco azul nos dividirá, lo haré por siempre. Porque las personas cómo tu siempre están al ladito de una, agarraditas en el corazón.

Buen viaje mi Maldita Sea. Sigue demostrando cada momento de que estás hecho. Sigue cuesta arriba y nunca te rindas.