Para los fieles fanáticos del béisbol es inevitable reconocer que el retiro de Carlos Beltrán produce sentimientos encontrados. Por un lado, se manifiesta la alegría colectiva por el hecho de que un grande de los diamantes cumplió su cometido y se va por la puerta ancha tras conquistar un campeonato en la Serie Mundial. Mientras, de otro lado, se hace sentir el hecho de que –a pesar de sus 40 años y sus 20 temporadas– todavía Beltrán tiene mucho que aportar en el mejor béisbol del mundo.

Y en esa línea, cuando hablamos de este hijo de Borinquen es preciso tener presente que no discutimos una figura cualquiera. Beltrán pertenece a ese selecto grupo de deportistas que –más allá de la gloria cosechada en el terreno de juego– se encargaron de sembrar semillas de conciencia y compromiso social con sus aportaciones comunitarias. Un ejemplo de ello es la Carlos Beltrán Baseball Academy en Manatí.

Por eso cuando llamamos al dirigente nacional, Edwin Rodríguez, el veterano no tuvo que darle muchas vueltas al asunto para manifestar –de entrada– que con su retiro Beltrán completó una misión para abrirse paso a una etapa especial, en la que tendrá la oportunidad de impactar más a su gente con su conocimiento y liderato. Igualmente, con su don de gente. 

“Se va por todo lo alto: un campeonato en la Serie Mundial, un Subcampeonato Mundial en la pasada edición del WBC y lo que hizo reaccionando a la tragedia de Puerto Rico. El país tiene esa última acción de Carlos bien presente. Él llorando frente a las cámaras hablando sobre la situación de Puerto Rico es una imagen para la historia”, comentó el líder de la selección nacional adulta. 

giphy-1

Para Rodríguez, Beltrán es prácticamente una leyenda viviente. 

“La figura de Carlos Beltrán va a trascender en la historia puertorriqueña al igual que la de Roberto Clemente, porque su legado no se limitó al terreno de juego. Esa es la importancia, la esencia de su carrera. Él cumplió a cabalidad la misión de Clemente: puso el nombre de Puerto Rico en alto y metió mano con la gente siempre”, a swing completo el coach.

De acuerdo con el primer dirigente puertorriqueño en Las Mayores, la imagen de Beltrán está latente en la conciencia de la juventud, no solo por sus ejecutorias con el uniforme de los Astros durante la pasada campaña, sino por lo que representó para el país cada vez que asumió la responsabilidad de vestir los colores de la monoestrellada. 

Rodríguez aseguró que cuando se trataba de Puerto Rico el nuestro siempre dejó el corazón en el diamante, aunque estuviera lesionado.

“Recuerdo que en el 2013, cuando él jugaba con los Cardenales de St. Louis, estábamos a ley de nada para el Clásico Mundial y él salió lesionado de un pie en los campos de entrenamiento. Recuerdo que lo llamamos cuando estaba en el hospital y dijo: ‘yo de aquí salgo. Voy a jugar a como de lugar. Yo tengo que jugar todos los juegos, Edwin, porque yo tengo que demostrar’. Y jugó todos los juegos lesionados en el Clásico. Eso no se me olvida. Me dijo: ‘si me das un break me van a mandar a buscar y no me van a dejar jugar más con la selección. Déjame jugando’. Por ese compromiso y por su grandeza como atleta y persona le diré cuando hable con él que Clemente estaría muy orgulloso de su carrera”, conectó de hit Rodríguez. 

Es precisamente el liderato de Beltrán lo que llamó la atención de otra leyenda del béisbol puertorriqueño. Mako Oliveras no come cuento cuando hay que hablar de buena pelota. Cuando le mencionamos a Beltrán, el exdirigente nacional aseguró que hoy se retiró un pelotero con todas las herramientas. “Lo tenía todo”, dijo. 

“Como persona se ha caracterizado por ser un caballero. Dentro y fuera del terreno siempre se proyectó como un hombre callado y pensante. En sus 20 años en las Grandes Ligas Carlos siempre demostró cómo se es una persona y un deportista ejemplar. Por eso hoy podemos decir que es ícono de nuestro béisbol mundial, no solo nacional, porque esto no se reduce a Estados Unidos”, indicó el maestro, a la vez que subrayó que el de Manatí ahora es un embajador borincano que hay que sitiarlo junto al resto de los grandes de Latinoamérica.

Tanto Rodríguez como Oliveras coincidieron al concluir que la aportación del ahora expelotero boricua trasciende las nociones del juego, la competencia, el entretenimiento y el negocio. Para ambos, el norte de Beltrán siempre estuvo enmarcado en el liderato y en la proyección de valores ejemplares. Por tanto, para los dos técnicos del juego de la pelota dura Beltrán es un futuro Salón de la Fama indiscutible, cuyo legado debe ser reconocido con los honores que han gozado los inmortales que hoy engalanan el Salón de la Fama en Cooperstown.

Incluso, Oliveras fue un poquito más allá que Rodríguez y destacó que en un futuro no muy lejano, el manatieño puede dirigir un equipo en Las Mayores.

“No me cabe la menor duda de que tiene las herramientas para dirigir un equipo en las Grandes Ligas muy pronto. Es un modelo, su carrera es un ejemplo. Carlos respetó al enemigo, al compañero y también al juego, al deporte. Gracias a eso hoy se puede afirmar que Beltrán es uno de los mejores bateadores ambidextros de todos los tiempos”, puntualizó Mako. 

De hecho, ya suena por ahí la posibilidad de que que los Yankees de Nueva York entrevisten al boricua para llenar la vacante de dirigente. De manera que de cara al futuro el calibre de Beltrán seguirá sentenciando la grandeza de un deportista completo.

Datos de Carlos Beltrán

    • El boricua es el primer bateador ambidextro en la historia del mejor béisbol del mundo en lograr conectar más de 300 jonrones y, a la vez, robarse más de 300 bases.
    • El hijo de Borinquen es parte de un selecto grupo de leyendas que han superado los 400 jonrones y los 300 robos de bases: Willie Mays, Andre Dawson, Barry Bonds y Alex Rodríguez.
    • El nuestro está ubicado en la segunda posición entre los bateadores ambidextros con más extra-bases en la historia. Beltrán (1,078) solo es dominado por Eddie Murray (1,099).
    • Es el segundo bateador ambidextro con más dobles en la historia (565). En ese departamento ofensivo, solo lo domina Pete Rose (746), líder histórico en hits (4,256).
    • Los únicos bateadores ambidextros que han superado los 400 cuadrangulares son Mickey Mantle, Chipper Jones, Mark Teixeira y el propio Murray. De esos cuatro, dos son parte del Salón de la Fama en Cooperstown.
    • Beltrán es el octavo pelotero en la historia en conectar más de 1,000 hits en ambos circuitos de las Grandes Ligas. Es decir, tanto en la Liga Americana, como en la Nacional ha repartido leña a diestra y siniestra. Los únicos en lograr eso: Frank Robinson, Dave Winfield, Fred McGriff, Orlando Cabrera, Carlos Lee y los dominicanos Vladimir Guerrero y Alfonso Soriano.
    • Se retira tras 2,586 juegos en las Grandes Ligas, en los que acumuló 11,031 apariciones en el plato. Sumó 2,725 incogibles, 435 bambinazos, 1,587 remolcadas promedio de .279.
    • En el 2013 fue reconocido con el Premio Roberto Clemente, gallardete que honra al pelotero comprometido con las causas sociales y comunitarias.
    • Acumuló nueve apariciones en el Juego de Estrellas, tres Guantes de Oro y dos Bates de Plata.
    • Fue el Novato del Año en 1999 vistiendo los colores de los Reales de Kansas City.
    • Jugó para siete equipos: Reales de Kansas City, Astros de Houston, Mets de Nueva York, Gigantes de San Francisco, Cardenales de St. Louis, Yankees de Nueva York y los Vigilantes de Texas.
    • En la postemporada cerró con promedio de .307 y 16 bambinazos.